Una hoja de ruta para financiar un estudio de videojuegos

El sector de los videojuegos mueve cada año más dinero en todo el mundo, y España no es ajena a este crecimiento, tanto desde el punto de vista de usuarios como de estudios de desarrollo. Por eso, medidas para garantizar la financiación de un estudio de desarrollo de videojuegos en sus primeros años, cobra una especial relevancia.  Según el Libro Blanco del desarrollo español de videojuegos publicado por la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento,

“El sector productor de videojuegos españoles facturó en 2017 713 millones de euros, un 15,6% más que 2016. De la misma manera, incrementó su plantilla en 2017 en un 16,5%, alcanzando los 6.337 profesionales”

En esta entrada vamos a detallar algunas ideas para aprovechar incentivos y ayudas públicas para la financiación de un estudio de desarrollo de videojuegos, independientemente de su tamaño y antigüedad.

Y es que, en este sector, el contar con ayudas externas para la financiación en las etapas iniciales de desarrollo puede tener una importancia crucial para la supervivencia del estudio. En efecto, el retraso hasta la comercialización de los juegos acabados, requiere hacer frente a inversiones iniciales con un elevado componente de incertidumbre y riesgo tecnológico y de mercado.

Por eso, además de contar con inversión privada, puede ser interesante complementarla con otros instrumentos de financiación, directa o indirecta. Sin duda queda mucho camino por recorrer, en un sector en ocasiones marginado por las políticas públicas, pero sí podemos encontrar ya algunos elementos en los que apoyarnos. Empecemos.

Financiación estudio videojuegos

  • Incentivos Fiscales Monetizables

Empezamos por las deducciones fiscales a la I+D+i por un motivo: desde 2014, el desarrollo de videojuegos es considerado actividad de Innovación Tecnológica en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aunque los trabajos estén destinados a la comercialización de los juegos (como es lógico).

Esto supone un retorno del 12% del gasto, en forma de un incentivo fiscal aplicable para minorar el pago del Impuesto sobre Sociedades, disponiendo los estudios de 18 años para hacerlo efectivo. En caso de insuficiencia de cuota en el Impuesto (por pérdidas, bases imponibles negativas por compensar…), existe la posibilidad de monetizar una parte de tal deducción (convertirla en subvención) bajo ciertos requisitos.

En Núbica tenemos un ratio de éxito del 100% en el aprovechamiento de este incentivo, y si quieres que te ayudemos lo haremos encantados en el correo nubica@nubica.com, en un modelo de honorarios vinculados a la consecución de resultados.

  • Bonificaciones a la Seguridad Social por Personal Investigador

Este incentivo es aplicable al personal dedicado en exclusiva a actividades de I+D+i. Lo interesante, es que la definición de I+D+i por la que se rige es la recogida en la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Y, como hemos comentado antes, el desarrollo de videojuegos es una actividad calificada como Innovación Tecnológica, incluyendo todas las actividades hasta llevar el videojuego al mercado (arte, animaciones, soft launch…)

Por eso, los trabajadores implicados en el desarrollo de un videojuego, pueden acogerse a esta bonificación que reduce el 40% de las contingencias comunes a cargo de la empresa.

Para más de 9 personas, se requerirá de una certificación externa, y hasta 9 trabajadores será suficiente en principio con un dossier justificativo. En Núbica, también podemos ayudarte en este incentivo.

financiación estudio videojuegos

  • Ayudas a la I+D+i y al emprendimiento

En el caso de ayudas públicas en forma de subvenciones o préstamos bonificaciones, hay que analizar cada caso, ya que estas convocatorias se rigen por definiciones diferentes de la I+D+i.

En general, para optar a subvenciones como las de CDTI (como el programa Neotec, con subvenciones de hasta 250.000 € para empresas con menos de 3 años de vida) o AEESD (antiguos Avanza), es necesario disponer de un proyecto disruptivo más allá del mero desarrollo de un videojuego comercial. Por ejemplo, aplicación de VR/AR, desarrollo de un motor gráfico, etc.

En el caso de las ayudas de Red.es que salieron convocadas por primera vez en 2018, es suficiente con ser un estudio que desarrolla videojuegos. Actualmente, la industria está a la espera de conocer si habrá una nueva convocatoria 2019. También sectoriales son las ayudas de Europa Creativa de la Comisión Europea, o las ayudas a las Industriales Culturales del Ministerio de Cultura, pudiendo ser instrumentos interesantes para los estudios.

Otras líneas de ayuda en forma de préstamo, como ENISA, se otorgan a proyectos empresariales, pudiendo encajar también un estudio de desarrollo de videojuegos.

 

En Núbica, nuestro objetivo es generar una hoja de ruta adaptada a cada caso para aprovechar estos incentivos, en función del momento en que se encuentre cada empresa. Tenemos un modelo vinculado al éxito en la concesión de estos incentivos, y estaremos encantados de ayudarte si nos escribes al correo nubica@nubica.com.

Deja un comentario