AEESD 2019. Claves para escribir una buena memoria de tu proyecto

Convocatoria abierta –> Aquí.

En el año 2018, no salió convocada la línea de ayudas AEESD (Acción Estratégica Economía y Sociedad Digital), antiguamente llamada “Convocatoria Avanza”. Sin embargo, estas ayudas (préstamo + subvención) saldrán convocadas en 2019, con un nuevo nombre: Ayudas en el ámbito de las Tecnologías Habilitadoras Digitales (THD o, para entendernos, AEESD 2019)

Esta convocatoria estará orientada al mismo tipo de proyectos de sus predecesoras. En esta entrada analizaremos algunas claves para redactar una buena propuesta. Y para ello, nada mejor que comenzar analizando el último precedente, la convocatoria de 2017.

Resultados AEESD 2017

En la última convocatoria de 2017 se concedió la ayuda a 81 proyectos (entre los dos subprogramas del programa). En total se concedieron 11,6 millones de Euros en subvención y 14,3 millones en préstamo. 

Las prioridades temáticas AEESD en 2017 fueron las conocidas de industrias del futuro (sistemas cloud, Big Data, Robots y sistemas autónomos, iot, Componentes y sistemas y Smart Cities), Ciberseguridad, Fabricación Aditiva (Impresión 3D) y la Industria Conectada 4.0. También se priorizaron soluciones destinadas a estos sectores: salud, agroalimentario, medioambiente y eficiencia energética, transporte y logística, y contenidos digitales.

Convocatoria AEESD 2019 (THD)

Para este año, se espera un esquema similar al de 2017, con unas bases y un marco regulatorio similares.

Se puede adelantar que la convocatoria priorizará proyectos en las áreas de las tecnologías 5g o la ciberseguridad, entre otras.

Así se desprende de la orden de bases de la convocatoria, que puedes consultar aquí o en la propia página del Ministerio

Cómo hacer una buena memoria

Mucho se ha escrito sobre cómo poder hacer una buena propuesta para acceder a convocatorias de ayudas públicas. A continuación dejamos nuestra visión con algunos consejos para maximizar las opciones de concesión en el caso de AEESD 2019 (THD):

  1. Informarse del contexto de la convocatoria. En ocasiones, parece que lo importante es empezar a escribir el proyecto técnico sin demora. Sin embargo, una pequeña investigación sobre el origen de la convocatoria puede venir bien para situarnos y coger ideas antes de escribir. Los planes nacionales de impulso a la economía digital, donde se establecen a grandes rasgos los objetivos del país, son una fuente de pistas para saber qué tipo de proyectos buscará el legislador.
  2. Leer bien la orden de bases de la convocatoria. Si bien parece obvio, muchas veces podemos pasarlo por alto, esperando que sea igual a la del año anterior o debido a la densidad del documento. Sin embargo, es fundamental de cara a conocer bien los detalles y asegurar una presentación que cumpla con lo establecido. Y más, este año 2019 en el que ha cambiado la convocatoria.
  3. A la hora de escribir:
    • Concisos y claros. Los evaluadores recibirán cientos de propuestas. Aquellas que sean concisas y respondan a los puntos del formulario con claridad, seguro que tendrán mucho ganado.
    • Ortografía. Aunque podría omitirse por su obviedad, sobra decir que las faltas de ortografía pueden hacer caer un proyecto excelente técnicamente.
    • Redacción técnica pero con aportaciones “emocionales”. El evaluador será una persona, no un robot. El proyecto deberá describir bien la tecnología en cuestión y su valor añadido sobre la base científica existente. No obstante, no hay que olvidar la pasión que puede desprender un proyecto que realmente ilusiona a quien lo escribe.
  4. Piensa en la justificación. No se trata de escribir un proyecto para que lo concedan, y olvidarnos. En caso de concesión luego habrá que justificarlo, y cuanto más ajustado a la realidad esté, mejor.
  5. Lectura de los criterios de evaluación de AEESD 2019. Antes, durante y después de la redacción, es útil tener a mano los criterios que utilizarán los evaluadores para puntuar la propuesta.
  6. No menosprecies ningún criterio. En esos criterios, aunque parezca que algunos carecen de importancia, el sistema de valoración en AEESD de los últimos años hace que un proyecto pueda ser denegado por no llegar al umbral en criterios aparentemente secundarios. Por ejemplo, la solvencia financiera de la empresa es un factor de éxito clave en la puntuación de la propuesta.
  7. Creación de empleo, impulso a tecnologías clave, impacto en el mercado y en la sociedad, escalabilidad. No olvides que todos preferiríamos financiar proyectos que tengan ese tipo de características o de externalidades positivas.
  8. Ten en cuenta desde el principio la aplicación del Ministerio para la presentación de solicitudes. Si trabajas en otro tipo de archivo y lo dejas para el final, tendrás problemas para adecuarlo a los formatos solicitados.
  9. El presupuesto debe hacerse con realismo en cuanto su concordancia con el contenido técnico, y nunca al final.
  10. Deja un día por lo menos para que la propuesta repose y puedas corregir. Además, esto permitirá solventar incidencias que, en caso de apurar a última hora, podrían suponer un problema.

AEESD 2019 THD

Esperamos que con estos consejos puedas presentar buenas propuestas en la próxima convocatoria AEESD 2019.

En Núbica ayudamos a las empresas TIC a conseguir estas ayudas. Si necesitas ayuda, puedes contactar en nubica@nubica.com.